Corporate business team in discussion in a meeting room

Desarrollo – Tarea Esencial de Líderes

Ruben Palazuelos Romo

info@palazuelosconsultores.com

Una cierta empresa se caracteriza por alta rotación de empleados, un ambiente de trabajo tenso, problemas repetitivos debido a la incapacidad de lograr soluciones efectivas, faltas éticas al ocultar problemas y alterar cifras, altos costos y una pobre satisfacción de clientes. En cada nivel de esta organización hay quien presenta una excusa sobre los resultados dirigiendo la responsabilidad a otros.

Esta situación es típica de una empresa sin interés por el desarrollo de su gente. Los empleados podrán estar capacitados para hacer su trabajo, cumpliendo así requisitos legales y estándares mínimos. Pero desarrollo es mucho más que eso y no es tarea de la función de entrenamiento en la empresa. Imponer técnicas o métodos no desarrolla el talento ya disponible en la organización. Dictar órdenes a un equipo, en vez de desarrollarlo para ampliar sus capacidades, le resta oportunidades y limita la responsabilidad y sentido de propiedad del equipo sobre la situación. 

La transformación de una organización inicia con el desarrollo de su gente y la función clave para ésto es la función gerencial. Un gerente tiene ya la responsabilidad de liderazgo frente a su equipo. Su trabajo en la gestión debe centrarse en el desarrollo de su gente, no en la eficiencia de máquinas o la cantidad de piezas en la siguiente hora. El desarrollo de la gente permitirá lograr mayor eficiencia en las máquinas y mayor producción con menos problemas para mayor satisfacción de los clientes. 

En palabras de Peter Drucker: “Su tarea es lograr que la gente sea capaz de un desempeño conjunto. Es hacer las fortalezas de la gente efectivas, y sus debilidades irrelevantes.

Una persona con la responsabilidad de gerente debe realizarse como líder y coach de su equipo. No debe limitarse a actuar en aspectos tácticos típicos de un coordinador, técnico o ingeniero, sin menosprecio de estas valiosas funciones. La organización necesita al gerente como líder, mentor, coach y estratega. Cuando el gerente desarrolla a su equipo, logra entonces dedicar su capacidad a los asuntos estratégicos indispensables para el crecimiento del negocio, confiando en la capacidad de su equipo para controlar las operaciones.

La mayor inversión de una organización en el desarrollo de su gente es tiempo de sus líderes y no tanto en dinero.

Al dedicarse el gerente-líder a la gente en su equipo, asume su rol como agente de cambio. La dedicación del gerente-líder al desarrollo de su equipo es fundamentalmente una acción de servicio a su equipo, y eso es la esencia del liderazgo: servir. 

La misión de un verdadero líder es desarrollar a su equipo a tal nivel que el equipo no requiera del líder, pues la mayor expresión de humildad de un líder es ceder su conocimiento y poder a su equipo.