Brainstorming and teamwork concept with a group of diverse business people each holding out a card with a shining light bulb arranged in a row conceptual of ideas, inspiration and innovation.

Ideas Valiosas

Ruben Palazuelos Romo

info@palazuelosconsultores.com

Uno de los motivos por los cuales una persona puede dejar su trabajo es por sentir que a nadie le interesan sus ideas. Esta situación puede ser más común de lo que imaginamos y no es un sentimiento que se expresaría abiertamente como el motivo para buscar otra oportunidad. Las ideas de un empleado pueden perderse al no ser escuchadas o consideradas; la empresa podría estar perdiendo algo de gran valor y esto podría ser síntoma de una cultura organizacional que sacrifica talento y posición competitiva.

Muchas ideas carecen de un atractivo en su inicio pero unas cuantas muestran su valor en cuanto son exploradas. Una idea puede parecer inicialmente ridícula o ser vista como imposible de producir resultados. Al ser vista de nuevo podría mostrar potencial, ser mejorada en forma colaborativa y producir algo mejor que la condición actual. Un proceso iterativo para escuchar y crecer ideas es característico de una organización que apoya la innovación y este proceso es una manifestación de su cultura y por supuesto, de su liderazgo. Una idea tiene el potencial de avanzar desde “Esto no funcionará” hasta “Sí funciona” cuando es considerada en un ambiente apropiado. 

Es posible que ciertos grupos en la organización sean un freno para el flujo de ideas, por diversas razones. Algunas personas pueden manifestar resistencia a escuchar y revisar ideas si ven éstas como factores que pueden desestabilizar los procesos actuales en vez de ver las ideas como oportunidades para un mejor proceso en el futuro. La resistencia al cambio en los procesos es en cierta forma un deseo de repetir resultados aceptables, pero sacrifica el avance a mejores condiciones para empleados y clientes.

Cuando los líderes en la organización comunican y demuestran un ambiente de respeto para la colaboración de los empleados, establecen un ambiente de confianza para expresar ideas. Este ambiente puede apoyarse al capturar, documentar, criticar y evaluar las ideas para asegurar que las mejores llegan a convertirse en acciones. Toda idea debe ser al menos escuchada y considerada por grupos apropiados, con personas responsables de puntos clave a lo largo del proceso de generación hasta evaluación de las ideas.

Si el mensaje de los líderes es que las ideas de los empleados son importantes para el futuro de la organización, cada persona merece entonces alguna respuesta sobre su aportación, y esto lleva a ampliar la contribución de los equipos en la empresa, generando más y mejores ideas.

Una organización con interés en el futuro manifiesta su compromiso para apoyar y crecer ideas que tienen el potencial de avanzar a la empresa, y todo inicia con escuchar.